El diamante reluciente

Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Cuando vemos una película nos vienen a la mente muchas preguntas, no sólo relacionadas con la trama, problemas de los personajes o si lo que dicen puede ser una lección a aplicar en nuestra vida, sino que también nos entra curiosidad por saber en qué bella zona esta grabada, de quién será el traje o vestido que llevan los actores o como es en nuestro caso, quiénes serán los artistas que diseñan sus joyas y complementos.

A lo largo de la historia del cine hemos podido ver a grandes casas colaborar con el cine, desarrollando joyas para la película y de paso utilizar el largometraje como un gran escaparate. Así hemos podido ver a Audrey Hepburn y Tiffany en la clásica desayuno con diamantes, o la preciosa tiara que llevó Carey Mulligan también de la mencionada casa en El gran Gatsby.

En esta ocasión nos centraremos en una joya diseñada y elaborada específicamente para la película Moulin Rouge (2001), dirigida por Bazz Lurhmann y cuya diseñadora de vestuario es Catherine Martin, los cuales trabajaron juntos posteriormente para el Gran Gatsby.

En esta película, Satine (interpretada por Nicole Kidman) es la estrella del Moulin Rouge, una mujer hermosa, divertida y muy pasional que hace que todos los hombres la quieran tener. Su personaje se presenta con la canción “diamonds are the best girls friends”, dándonos a entender su propósito y sus deseos.

Es por ello que el Duque, personaje que va a patrocinar el próximo espectáculo del Moulin Rouge, decide regalar a nuestro “diamante reluciente” un basto collar de diamantes para conquistarla.

El collar, llamado “The Satine necklace” es obra del artista Stefano Canturi, artista que, para su desarrollo se inspiró en el eclecticismo de Francia a finales de 1800, particularmente en el estilo Luis XVI con los patrones de encaje calados, volutas y espléndidas blusas

Este collar ha pasado a la historia en el libro Guinnes de los records como la pieza más cara creada para una película de cine, ya que su valor pasó de 1 millón de dólares a 3 millones que cuesta actualmente. Una compleja obra de arte en oro blanco y platino con 1.308 diamantes alcanzando un peso total de 134 quilates.

En las entrevistas al rodaje se comentó que el collar era tan pesado que entre toma y toma hacían que Nicole Kidman se lo quitara para que no se le cargara el cuello.

Años después The Satine Necklace, había sido puesto a la venta en Christie’s en Nueva York por el propio Stafano Canturi, pero horas antes de la subasta, Canturi le dijo a un empleado de Christie’s que amaba el collar y que no podía separarse de él y se suspendió su venta.

Si ya sois amantes de la joyería, os aconsejamos ver mucho cine, pues el cine es una bomba de creatividad en la que todos podemos encontrar lo que nos gusta.

 

Portada y edición fotográfica: © El sastre del diamante

Me gusta
Me gusta Love Haha Wow Sad Angry
1072

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.